Algunos usos curiosos.

  • Las quemaduras causadas en Hiroshima y Nagasaki por las explosiones atómicas, aliviaron mas rápidamente con el aloe a diferencia de otros fármacos y en muchos casos sin dejar señales ni cicatrices.


  • La NASA, la agencia espacial norteamericana lo utiliza porque absorbe el 90% de la toxicidad de sustancias como PVC, fibra de vidrio, barnices, pinturas, radiaciones de los ordenadores, televisores y otros instrumentos electrónicos.


  • Cuenta la leyenda que, cuando Alejandro Magno fue herido por una flecha mientras avanzaba con su ejército por el desierto de Libia, un sacerdote enviado por Aristóteles pudo salvarlo tras limpiarle y tratarle la herida con un aceite de aloe procedente de Socotra. Dicen que éste fue el motivo por el que Alejandro Magno quiso conquistar la isla, con la única finalidad de asegurarse provisión permanente de planta de aloe (Socotra era conocida por su abundante cultivo de aloe).


  • En la Biblia (San Juan, 19:39) se menciona el aloe o sávila como uno de los vegetales empleados en la mezcla usada para untar en el cuerpo de Jesús después de su crucifixión.


  • En Rusia, durante los últimos treinta años, se han desarrollado estudios sistemáticos sobre las propiedades del sávila. Así, hoy se asegura que el gel de aloe-vera puede cambiar en sólo 48 horas una quemadura térmica profunda, convirtiéndola en una quemadura de segundo grado, por la rápida regeneración de los tejidos.